¿Quieres información sobre Factoring con o sin recursos?




El periodo medio de pago de las facturas va entre 60 a 180 días y el 44% de las pymes tienen facturas pendientes de cobro. ¿Qué puede hacer una empresa para evitar impagos o retrasos en el cobro de sus facturas? La solución a este problema está en el Factoring.

Ya no es necesario recurrir a los préstamos bancarios para obtener liquidez, gracias al factoring las empresas pueden financiarse con sus propias facturas.

¿Quieres información sobre Factoring con o sin recursos?




Ventajas del factoring con o sin recursos

Liquidez inmediata

No se generan deudas

Externalización de la gestión del cobro

Asesoramiento financiero y comercial

Noticias sobre Factoring con o sin recursos

Modalidades de Factoring

Existen varias modalidades de Factoring según el tipo de contrato realizado. La gran diferencia entre el factoring con recurso o factoring sin recurso se encuentra en quien asume el riesgo de impago llegada la fecha de vencimiento.

Factoring Con recurso

El factoring con recurso es un contrato de factoring en el que la entidad financiera no asume el riesgo de impago y por tanto en el caso de impago del cliente, es el vendedor cedente de las facturas quien asume el riesgo.

El vendedor cede las facturas a la entidad financiera, quien adelanta el cobro descontando intereses y comisiones correspondientes. Cuando llega la fecha de vencimiento, si el deudor no realiza el pago correspondiente, la entidad financiera no asume el impago. Es el cliente quien asume el riesgo de insolvencia de los deudores.

En el factoring con recurso, la empresa mantiene su riesgo bancario igual y no suma CIRBE, por lo que no rebosa sus líneas de financiación bancarias.

Factoring sin recurso

En el caso del factoring sin recurso, la entidad financiera si se hace cargo del riesgo de impago del cliente. Por lo que, en el caso de producirse un impago, es la entidad financiera la que asume el riesgo y la empresa cedente está libre de responsabilidad si el deudor se declara insolvente. Esto supone un aumento en el coste de la operación mayor que en el factoring con recurso.